Los incentivos en la sanidad

- El Dr. dice que los médicos pueden poner por delante de la salud sus intereses económicos. Hombre, Dr. Sánchez, yo, que soy profesional sanitario y trabajo en lo privado, le aseguro, que lo principal para mí es la salud de mis pacientes, por dos razones fundamentales, primera, porque es la profesión que elegido, y segunda, porque sino fuera así mis pacientes no volverían a mi consulta y yo me quedaría sin trabajo. Por si no me he explicado claro, mis intereses económicos, que los tengo, se satisfacen cuando mis pacientes salen de la consulta lo más contentos posible sabiendo que se les ha hecho un trabajo correcto con las pruebas diagnósticas necesarias. Y recalco lo de necesarias. La medicina privada claro que tiene que velar por sus intereses, si no, no existiría, pero es que ello no es incompatible con prestar un servicio de calidad, todo lo contrario, si quiere seguir viviendo de ello, no le queda más remedio, como cualquier empresa …sigue en La libertad y la ley

- A un mileurista todos los años el sistema público de seguridad social le quita 5500 euros, en función de cuotas a la seguridad social (la empresarial, aunque no se vea en la nómina, es coste laboral, es decir, lo paga el empleado), a lo que tenemos que sumar el IRPF, unos 1400 euros y otros impuestos, 1600 euros. Es decir, de producir 20.000 euros, sólo le quedan 11.000, con los que vivir, pagarse una casa e intentar ahorrar. 9.000 euros anuales que el Estado (todo él) redistribuye como estima adecuado, prestando servicios necesarios, si, pero de forma ineficiente e injusta (nunca llueve a gusto de todos, y menos en proporción a lo pagado)… bueno, justos, según eso que llaman “justicia social”, o igualdad en los resultados. El mileurista de esos 9000 euros parte los dedicaría a consumir servicios que prestarían empresas privadas en competencia por menos coste que el actual del Estado. Otra parte, libremente, la usaría para prevenir el futuro, ahorrar e invertir, capitalizar su inversión con el mejor postor asegurándose una pensión muy superior a la que el Estado repartidor puede hoy en día …sigue en La libertad y la ley

- En la sanidad pública no se puede realizar un cálculo económico. Un hospital puede llevar la contabilidad de lo que gasta en prótesis, en fármacos, en personal médico, en personal administrativo … pero no se sabe cuánto cuesta una radiografía, ni cuánto cuesta que una enfermera ponga una inyección ni cuánto cuesta una operación de juanetes, pongo por caso. El cálculo económico es impracticable. Es un buen ejemplo de economía socialista …sigue en El diario de un médico que está harto

- Esperanza Aguirre contesta a sindicalistas

1 comentario:

yosoyhayek dijo...

Muchas Gracias por los enlaces!
Saludos!