La Internacional Socialista pidió el desarme de Irak

La Internacional Socialista predicaba lo mismo que el PP

La resolución 1441, de 8 de noviembre de 2002, aunque plúmbea conviene tenerla presente por más que, en una guerra, colisionen términos tan contrapuestos como ‘legalidad’ y ‘legitimidad’.

Pierro Fassimo preside el 20 de enero la Internacional Socialista, en Roma, que pide el desarme de Irak. Detrás, Peres y González
Pierro Fassimo preside el 20 de enero la Internacional Socialista, en Roma, que pide el desarme de Irak. Detrás, Peres y González
La 1441 señala que “reconociendo la amenaza que el incumplimiento por Irak de las resoluciones del Consejo y la proliferación de armas de destrucción en masa y misiles de gran alcance plantean para la paz y la seguridad internacionales....”, texto que permite a Gustavo de Arístegui argumentar que “si hablamos de legalidad internacional, pues hablemos de ella, que es lo que me pasa con la señora Valenciano (responsable de la Relaciones Internacionales del PSOE), que me dice: ´Cada vez que hablamos en un debate político tú sacas argumentos jurídicos y las resoluciones de Naciones Unidas´. Todo un elogio para mí”.

“Si la Internacional Socialista aprueba una declaración durísima en febrero de 2003 en la que dice que el objetivo de la comunidad internacional es desarmar a Irak, y cita todas las armas; químicas, bacteriológicas, radiológicas –es el único comunicado en el mundo que cita radiológicas– y nucleares, pues está diciendo lo mismo que el PP. Y recordemos que Solana y la UE están diciendo lo mismo. ¿Han perdido ellos perdón por decir lo mismo que nosotros? ¿O es que por haber creído que había armas de destrucción masiva unos tenemos que pedir perdón y otros no?”.

Hay todavía una perla más que implica al conjunto de la UE, cuando el Consejo Europeo dice en su declaración de Copenhague el 13 de diciembre de 2003: “El objetivo sigue siendo despojar a Irak de las ADM con arreglo a las resoluciones de Naciones Unidas”.

Podeis leer el artículo completo en El correo gallego

1 comentario:

parapiti pora dijo...

Incoherencias de la Internacional Socialista

(publicado por Luis Agüero Wagner en La Nacion de Asunción)----------------------------------

Por estos días se reúnen importantes referentes de la Internacional Socialista en Asunción para dar su respaldo al candidato del Partido Liberal franqueado por los transformistas financiados por George W. Bush, hecho político que amerita algún comentario sobre el rumbo de este foro político internacional.
En primer término, debe señalarse la incongruencia entre sancionar y dejar fuera de la Internacional a la antichavista Acción Democrática Venezolana (con un solo voto en disidencia, el del PSOE) por su comportamiento antidemocrático, en gesto de solidaridad con Venezuela como sucedió a mediados de este año, y acudir a brindar respaldo a los referentes luguistas que constantemente se pronuncian en la prensa a favor de un proyecto neoliberal y en contra del gobierno de Venezuela, en espacios de radio y prensa escrita subsidiados por la National Endowment for Democracy y la USAID en Paraguay.

Eso aunque gran parte de estos dirigentes, como el caso de Camilo Soares o Rocío Casco del P-Mas, son grandes beneficiarios de la solidaridad caribeña y al mismo tiempo promotores del plan Umbral del imperio, un signo más de la falta de coordinación entre Hugo Chávez y George W. Bush, que no se han puesto de acuerdo para ahorrar dinero unificando sus donaciones a dicho grupo.
Otro punto incongruente es el respaldo del socialismo democrático internacional a un proyecto totalitario como el luguista, que ya ha mostrado la hilacha fascista con amenazas a la prensa y minorías partidarias, aunque sin levantar mucha polvareda mediática sobre todo porque su cúpula está integrada por viejos favorecidos de la embajada norteamericana de Asunción. No está demás recordar que las primeras leyes nazi-fascistas que sufrió el Paraguay se debieron a una constitución impuesta por decreto en 1940, que fue importada del norte por el mismo partido que hoy candidata a Fernando Lugo, y del que son furgón de cola los pequeños grupúsculos seudo-izquierdistas que hoy hacen de anfitriones, entre los que se cuentan algunos de los corruptos más bien individualizados de nuestra fauna política.
Hábiles pescadores en río revuelto, agentes del consenso de Washington y enemigos declarados del MERCOSUR pretendieron así hacerse pasar por “izquierdistas” para alcanzar el poder en Paraguay, en ancas del impulso de izquierdas y el Socialismo del siglo 21. Se cuentan entre ellos:
* Guillermina Kanonikoff y Raul Monte Domecq, financistas de Lugo. Reciben dólares de USAID a través de la ONG fantasma Gestión Local.
*Camilo Soares, agente de la NED, referente de la Casa de la Juventud, beneficiaria de Dólares de la IAF.
*PMAS: partido surgido gracias a la acumulación de dólares del grupo anterior, recibió en el 2004 127.000 dólares de IAF, institución manejada por George W. Bush.
*Ricardo Canese, dirigente de Tekojoja. Propagandista de los planes de biocombustibles de George W. Bush.
*Aldo Zucolillo, ex propagandista del dictador Stroessner, mecenas del centro de detención y torturas de la dictadura paraguaya y alabardero del genocida Jorge Rafael Videla, hoy entusiasta impulsor de la candidatura de Fernando Lugo.
*Julio Benegas, empleado de Zucolillo en su diario ABC color, signatario de acuerdos con AFL-CIO, reputado peón de los fraudes imperialistas.
En su avidez por acumular indiscriminadamente el apoyo de sectores retardatarios, hoy el entorno luguista rinde pleitesía a Humberto Rubín, figura emblemática del intervencionismo imperialista de la National Endowment for Democracy en Paraguay.